El Código Técnico de la Edificación acabará con la dispersión reglamentaria